Bienvenidos al Centro del Alérgico - Av. Las Condes 6815


  Centro médico: (56 2 ) 29523200 - (56 9 ) 3199 9378 Tienda del Centro médico: (56 2 ) 27216976

¿Sabes que es la Anafilaxia?

La anafilaxis es una reacción alérgica grave que afecta a todo el cuerpo. Puede producir dificultades para respirar, pérdida del conocimiento e incluso la muerte si no se trata inmediata-mente. La anafilaxis es una situación de urgencia médica que requiere tratamiento médico inmediato y, más adelante, la atención de un especialista en alergias.

La anafilaxis puede ocurrir en algunas personas después de exponerse a una sustancia a la cual sean muy alérgicos, llamado alérgeno. Generalmente, cuando ocurre una reacción anafiláctica, el alérgeno ha sido inyectado, como en el caso de una picada de abeja o ingerida (tragada), como en el caso de un medicamento.

Los fallecimientos informados debido a la anafilaxis ocurren en 0.4 casos por cada millón de personas en los EE.UU. al año. Los fallecimientos por inyecciones de penicilina pueden ser hasta de uno por cada 7.5 millones de inyecciones, y las reacciones alérgicas sistémicas al veneno de los insectos picadores como las abejas, avispas, avispones, chaqueta amarilla y hormigas rojas pueden ocurrir hasta en el 4% de la población general de los EE.UU.

Mecanismos

 La anafilaxis se desencadena de la misma forma que otras alergias: el sistema inmunológico, que sirve como defensa del organismo contra incontables sustancias reacciona excesivamente a una sustancia generalmente considerada inofensiva. Sin embargo, para quienes sufren de fuertes alergias, estas sustancias pueden ser peligrosas.

Como parte de la respuesta inmunológica, los anticuerpos, que ayudan a capturar “invasores” en el cuerpo, circulan en el flujo sanguíneo y están presentes en casi todos los líquidos corporales. Los alérgicos tienen un anticuerpo específico llamado inmunoglobulina E o IgE. Cuando los alérgenos entran por primera vez al cuerpo de una persona predispuesta a las alergias, ocurre una serie de reacciones y se producen anticuerpos específicos de IgE para el alérgeno. Estos anticuerpos viajan y se depositan en la superficie de células llamadas mastocitos, donde esperan al alérgeno en particular.

La próxima vez que la persona alérgica tome contacto con los alérgenos a los cuales tiene sensibilidad, la IgE los captura e inicia la liberación de “mediadores” químicos desde los mastocitos. En el caso de la anafilaxis, la reacción alérgica es grave y requiere tratamiento inmediato.

Las reacciones anafilactoides son similares a la anafilaxis, pero no se relacionan con el sistema inmunológico aunque pueden ocasionar síntomas graves. Estas reacciones se desencadenan en cambio por mecanismos no relacionados con la IgE que directamente causan la liberación de mediadores. Las reacciones anafilactoides incluyen aquellas en respuesta a fármacos no esteroides, anti-inflamatorios (NSAIDS) tales como aspirina o ibuprofeno.

Señales y síntomas

 La anafilaxis es una “reacción sistémica” que significa que diversos sistemas de órganos se ven afectados, incluidos la piel, las vías respiratorias superiores e inferiores, el sistema cardiovascular, los ojos, el útero y la vejiga. Los síntomas de anafilaxis pueden incluir náuseas y vómitos, dolores de estómago, urticaria, hinchazón de los tejidos en los labios o en las articulaciones, diarrea, picazón de la piel, ansiedad intensa o dolor de cabeza, estornudos, falta de respiración y silbido al respirar. Los ojos pueden picar, lagrimear e hincharse. Los síntomas adicionales incluyen picazón en la boca y la garganta, ronquera, congestión nasal, pecho adolorido y apretado, una sensación de calidez y rubor, enrojecimiento de la piel, dolor en el útero o la sensación de tener que orinar. Los síntomas más peligrosos son baja presión arterial, dificultades al respirar, shock y pérdida del conocimiento, todo lo cual puede ser fatal.

La anafilaxis se confunde a veces con otras reacciones, como la hiperventilación, ataques de ansiedad, intoxicación con drogas o alcohol o bajo nivel de glucosa en la sangre. Ocasionalmente, los pacientes pueden experimentar síntomas similares a los de la anafilaxis, tal como baja presión arterial, que son causados por otros trastornos médicos como ataques cardíacos o epilepsia. Si experimenta síntomas poco comunes, llame para obtener asistencia médica o pida a alguien que le lleve a una sala de urgencia inmediatamente. El personal médico proporcionará tratamiento y determinará la causa exacta de su trastorno realizando un examen de sangre y varios otros exámenes, incluido el que detecta la presencia del agente químico triptasa, que sugiere que los síntomas son causados por una alergia.

Sustancias que desencadenan reacciones

 Varias sustancias pueden causar anafilaxis o reacciones anafilactoides. Los alimentos y aditivos alimentarios son los factores desencadenantes más comunes de la anafilaxis. Los alimentos que pueden desencadenar la anafilaxis en quienes sufren de alergias específicas son: la leche de vaca, los huevos, cacahuetes, trigo, soja, pescado, mariscos y nueces de árboles. Los aditivos alimentarios tal como los sulfitos (que se hallan en las bebidas alcohólicas, frutas y verduras secas, productos de papas, pepinillos en escabeche y otros alimentos) también pueden a veces desencadenar reacciones anafilactoides, especialmente en quienes sufren de asma grave. La Dirección de Alimentos y Fármacos (Food and Drug Administration, FDA) ha prohibido los sulfitos de la fruta y verdura fresca, y los alimentos que contienen sulfitos deben advertirlo en la etiqueta.

Otra causa de la anafilaxis es el veneno de los insectos picadores. Cada año, muchos estadounidenses sufren picadas de insectos como chaqueta amarilla, abejas de miel, avispas, avispones u hormigas rojas. Para la mayoría, estas picaduras producen dolor e incomodidad que generalmente dura sólo algunas horas. Algunas personas, no obstante, tienen reacciones alérgicas graves a las picadas. Aproximadamente 50 personas en los Estados Unidos mueren por reacciones alérgicas a picadas de insectos todos los años.

Algunos fármacos pueden desencadenar la anafilaxis, incluidos los antibióticos, medicamentos antiataques, relajadores musculares y ciertos líquidos postquirúrgicos. También se han implicado la sangre y los productos sanguíneos.

La alergia grave al látex, un problema cada vez más frecuente, puede también desencadenar la anafilaxis. La gravedad de la reacción inmediata depende del grado de sensibilidad de la persona y la cantidad de alérgeno de látex al cual se expuso. El mayor peligro de reacciones graves ocurre cuando el látex toma contacto con las áreas húmedas del cuerpo o las superficies internas durante la cirugía, porque el cuerpo puede absorber más alérgeno rápidamente.

Ocasionalmente, el ejercicio puede también desencadenar la anafilaxis. La anafilaxis inducida por el ejercicio se caracteriza por picazón general con o sin urticaria (ronchas rojas), baja presión arterial y estrechamiento de la vía respiratoria superior. Generalmente se relaciona con mayores temperaturas ambientes y ejercicio intenso. Las personas que sufren la anafilaxis inducida por el ejercicio a menudo no tienen alergias ni asma previamente existente. Es curioso que no ocurre después de cada sesión de ejercicio y, en algunos casos, sólo ocurre después de comer ciertos alimentos antes del ejercicio.

Tratamiento y prevención

 Si usted (o alguna persona con quien esté) comienza a experimentar síntomas graves de alergia, llame a un médico o vaya a una sala de urgencia, donde recibirá una inyección de epinefrina (adrenalina) y otros medicamentos, como antihistamínicos o esteroides, si es necesario. Cuanto más pronto se trate la reacción, menos grave será. Aunque haya recibido tratamiento médico inmediato en el lugar, debe transportársele a un hospital para mayor evaluación y tratamiento.

Si alguna vez ha tenido anafilaxis, consulte a un especialista en alergias para que realice una evaluación de seguimiento y tratamiento. El especialista en alergias realizará su historial médico y efectuará otros exámenes, si es necesario, para determinar la sustancia exacta a la cual tuvo una reacción grave. Su especialista en alergias también puede recetar una inyección de epinefrina autoinyectable (adrenalina) para llevar consigo como tratamiento de corto plazo. Aprenda cómo autoadministrarse la epinefrina según las instrucciones de su especialista en alergias y sustituya el dispositivo antes de la fecha de expiración de la etiqueta. También puede convenirle usar un brazalete o collar especial que le identifique como alérgico. Estos sistemas de identificación también pueden dar otra información importante sobre su condición médica.

    Adrenalina en autoinjector        

 Uso de Autoinjector de adrenalina

Cómo evitarla

 Es indispensable evitar los factores desencadenantes de la alergia para prevenir la anafilaxis. Si tiene alergia a ciertos alimentos, evite dichos alimentos específicos. Si ha reaccionado a medicamentos, tome medicamentos orales, en vez de inyecciones si es posible, y siga las órdenes del doctor sobre el uso adecuado de sus medicamentos recetados. Si es alérgico al látex, debe evitar el contacto con los productos de látex de caucho natural todo lo que sea posible. Para la alergia grave a los insectos, evite estar al aire libre durante la temporada de insectos, lleve consigo epinefrina y pregunte sobre la posibilidad de recibir inmunoterapia con veneno de insectos o “inyecciones antialérgicas,” que pueden protegerle contra futuras reacciones alérgicas. Si está recibiendo inyecciones antialérgicas, es importante esperar al menos 20 minutos en la clínica después de una inyección para que, si ocurre una reacción, pueda ser tratada rápidamente. Si ha tenido una reacción anafiláctica, es aconsejable informar a su familia, trabajadores de salud, empleadores y personal escolar sobre su alergia grave para que puedan observar si hay síntomas y ayudarle cuando se agrave su alergia. Sobre todo, colabore con su especialista en alergias para garantizar su seguridad y salud.

 Su especialista en alergias o inmunólogo puede proporcionarle más información acerca de la anafilaxis.

Comments