Bienvenidos al Centro del Alérgico - Av. Las Condes 6815


  Centro médico: (56 2 ) 29523200 - (56 9 ) 3199 9378 Tienda del Centro médico: (56 2 ) 27216976

¿Qué es la alergia al sol y cómo evitarla?

La alergia solar es el nombre que popularmente se le ha dado a los síntomas derivados de diversas enfermedades dermatológicas. Es decir, lo que la gente habitualmente denomina alergia al sol puede ser el resultado de diferentes patologías. Estas patologías tienen en común la reacción de la piel ante el sol.

Erupción polimórfica lumínica (EPL)

La enfermedad más frecuente dentro de las que son denominadas como alergia al sol es la erupción polimórfica lumínica. “Se da fundamentalmente en mujeres jóvenes, ya que tiene relación con factores hormonales”, indica el dermatólogo.

Es una patología que puede sufrirse en primavera o en la primera época del verano, siendo más rara en el mes de agosto. “Cuando se produce un brote salen bultitos pequeños y pápulas, normalmente en la cara y el escote y, a veces, en el dorso de los brazos y el de los pies (si se llevan sandalias)”. La erupción surgiría a las pocas horas de tomar el sol.

Prevención

Para prevenir la reacción, Grimalt apuesta por las cremas solares y la protección por vía oral. “Se trata de suplementos alimenticios que proporcionan un plus de protección solar. Derivan de los betacarotenos y modifican la capacidad de la persona de frenar la radiación solar. Provocan cambios en la pigmentación piel, aumentan la capacidad de los melanocitos para absorber la luz y evitan que el sol acceda y genere la alergia al sol”.

Por poner un ejemplo, “sería como tomarse un camión de zanahorias cada día”. Aunque, el experto reconoce que no es tan eficaz como para sustituir la crema solar, pero “sí que ayuda y se recomienda en combinación con esta”. La protección solar vía oral se empezaría en marzo o abril.

 

Tratamiento

El tratamiento de la alergia al sol por erupción polimórfica lumínica son los corticoides o antihistamínicos vía oral. “Al tomarlos, la reacción desaparece rápidamente”.

Urticaria solar

Esta enfermedad es más infrecuente que la anterior. “Salen habones más grandes (parecidos a la picadura de insecto), pero no necesariamente situados en la zona del escote o cara. Tampoco es exclusiva de mujeres y no tiene una estacionalidad tan clara, de tal manera que también puede verse en julio y agosto”, detalla Grimalt.

En la erupción polimórfica lumínica la reacción se percibía a las horas después de la exposición solar, pero, en el caso de la urticaria solar, la erupción aparece a los minutos de la exposición. En cambio, sí que coinciden en el tratamiento de prevención, que es el mismo.

Tratamiento

A la hora de tratar el problema, las cremas corticoides no funcionan para la urticaria solar, ya que hay una inflamación más profunda. Se emplean los antihistamínicos vía oral.

 

Prurigo actínico

La tercera enfermedad que puede considerarse alergia al sol es el prurigo actínico, que no se considera tanto de tipo alérgico. Lo sufren personas de edad más avanzada, que reaccionan de forma exagerada a la radiación solar. Los síntomas en este caso incluyen el engrosamiento piel.

 

Porfiria

Por último, el Centro del Alérgico menciona la porfiria, que es la sensibilidad exagerada de la piel. Es muy rara y la padecen pocas personas.

Las personas que lo sufren no pueden salir de casa durante el día porque sol les provoca ampollas en la piel. “Tienen que vivir escondidos y salir de noche”, puntualizan los especialistas del Centro del Alérgico.

Comments