Bienvenidos al Centro del Alérgico - Av. Las Condes 6815


  Teléfono : Centro médico: (56 2 ) 29523200 - Tienda del Centro médico: (56 2 ) 27216976

Rinitis

La Rinitis es un trastorno que afecta a la mucosa nasal y se caracteriza por un incremento de las secreciones nasales (con un goteo constante), congestión, picor, lagrimeo y estornudos reiterados, e incluso pérdida del sentido del olfato (anosmia). Puede tratarse de rinitis aguda (cuando es de corta duración), o crónica (si es de larga duración). Además, la presencia reiterada de rinitis debe ser motivo de consulta a los especialistas para su estudio y eventual establecimiento de medidas de tipo preventivo que eviten la aparición de asma o sirvan para el tratamiento precoz del mismo.

¿Sabías que?

  • La Rinitis se presenta cuando usted inhala algo a lo cual es alérgico, como los ácaros del polvo, la caspa de animales o el polen.
  • La rinitis alérgica se denomina fiebre del heno cuando es causada por el polen de las plantas y otras partículas al aire libre.
  • Un alérgeno es algo que desencadena una alergia.
  • La cantidad de polen en el aire puede afectar el desarrollo de los síntomas de fiebre del heno.
  • Los días calientes, secos y ventosos son más propensos a tener una gran cantidad de polen en el aire. En los días fríos, húmedos y lluviosos, la mayoría polen va al suelo.
  • Debido a las condiciones climáticas, existen diferencias regionales entre los alérgenos. Así, los ácaros del polvo experimentan un crecimiento máximo en condiciones cálidas (por encima de 20º C) y húmedas (80% de humedad relativa). Esta condición también es la responsable de que en lugares con humedad relativa inferior al 50%, la alergia a los ácaros sea prácticamente inexistente.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas ocurren poco después de estar en contacto con la sustancia a la cual usted es alérgico:

  • Picazón en la nariz, boca, ojos, garganta, piel o en cualquier área.
  • Problemas con el olfato.
  • Rinorrea.
  • Estornudos.
  • Ojos llorosos.

Los síntomas que se pueden desarrollar posteriormente abarcan:

  • Congestión nasal.
  • Tos.
  • Oídos tapados y disminución del sentido del olfato.
  • Dolor de garganta.
  • Círculos oscuros debajo de los ojos.
  • Hinchazón debajo de los ojos.
  • Fatiga e irritabilidad.
  • Dolor de cabeza.
  • Problemas de memoria y pensamiento lento.